La sensibilidad social de Bosch viene de los campos de La Vega

Por Marias Bosch Carcuro

Creo que lo que se pueda admirar de Juan Bosch en la literatura, en la acción política, tiene que ver con una infinita capacidad de amor. En cualquier lugar donde uno converse de Juan Bosch dentro de personas famosas, anónimas, en la ciudad, en los campos, que lo hayan visto interactuar con niñas y niños tendrá siempre la misma historia: la impresión de un Juan Bosch que era tan tierno con los niños; de hecho, los niños son personajes de los cuentos de Juan Bosch.

«El tipo estaba pasa’o»

Cuando uno observa la entrevista que él dio, y lo que él dijo de por qué empezó a escribir y de dónde vino la sensibilidad social fue de ver a los niños en los campos de La Vega. De ver niños como él, pero que no podían vivían como él; no es que él era rico: su papá era albañil y su mamá era ama de casa; su abuelo materno cultivaba cacao, pero eso era una gran diferencia en una sociedad que todavía en esa época no era feudal, pero la mayoría de la gente vivía como en el feudalismo. Trabajaba de Sol a Sol por una miseria esperando a ver cómo le alcanzaba para ir a la pulpería, y pare de contar. Ni soñar con tener una asistencia médica ni soñar con tener educación; Juan Bosch se pudo alfabetizar gracias a la maestra Panchita, y no pudo llegar más que a tercero de bachillerato.

Ese Juan Bosch, gran escritor, que todavía, yo le decía a una amiga con quien estaba conversando y estaba buscando sobre una entrevista que él había dado, y me fui donde tenía las obras completas, y no la encontraba en un tomo y volvía y traía dos tomos, yo le dije: «a la verdad que el tipo está pasa’o». Uno no puede concebir, una persona, que además de todo lo que hizo, las obras completas, que no están completas todavía, son 40 tomos.

¿Por qué Bosch solo llegó al tercer bachillerato?

Es demencial. ¿De qué no escribió? ¿De qué no trató? Pues ese hombre llegó a tercer bachillerato; no pudo seguir ¿Ustedes saben por qué? Porque tuvo que venir a Santo Domingo, y trabajar en los lugares de ventas, en comercios, pero trabajar en un trabajo donde ¿Ustedes saben cómo quiénes? Como los jóvenes despachadores de colmados.

Ustedes sabrán que muchísimos lugares, como no son de ahí, por lo menos de la zona, por ejemplo, El Millón, los jóvenes del colmado no se van a su casa; comen en el colmado, y prácticamente les van con el salario, un salario muy bajito, y como parte de la compensación tienen un lugar donde dormir y a lo mejor algo de comer. Así trabajó Juan Bosch.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.