Llega a Cuba central eléctrica flotante de empresa Karadeniz

DL. Una nueva central eléctrica flotante turca llegó este martes al puerto de La Habana, para sumarse a las seis ya conectadas al sistema eléctrico cubano en los últimos años y contribuir a aliviar la aguda crisis energética de la isla.

El buque turco, de la empresa Karadeniz, está equipado con seis motores a fuel oil, y una vez sincronizado al Sistema Eléctrico Nacional (SEN), previsiblemente a finales de mes, debe aportar entre 100 y 105 Megawatios (MW), explicó a medios estatales el director técnico de la estatal Unión Eléctrica (UNE) de Cuba, Lázaro Guerra.

El funcionario explicó que están terminando los trabajos para incorporar de manera segura la unidad flotante a la red, y como primer paso la central se aprovisionará de combustible en la refinería Ñico López de la capital.

Después la embarcación se trasladará al muelle Asticar del Puerto de La Habana, donde está previsto que atraque de forma permanente para conectarse a la línea eléctrica.

Con esta nueva central, Cuba tiene en total una potencia de más de 500 MW de capacidad instalada en las siete centrales flotantes que ha rentado a la empresa turca Karadeniz, tres de ellas emplazadas en la Bahía de La Habana y otras tres en el puerto de Mariel (occidente).

Las primeras llegaron a Cuba en 2019 en régimen de alquiler.

Actualmente los apagones -por roturas y fallos en las anticuadas plantas termoeléctricas, la falta de combustible y los mantenimientos programados- son habituales y se han agudizado tras el paso del huracán Ian por el occidente del país a finales de septiembre con reportes de cortes de hasta 12 horas diarias en algunas zonas.

Para esta jornada, la UNE ha previsto afectaciones del servicio eléctrico de hasta el 37 % de la isla durante el horario de mayor consumo, en la tarde-noche.

En ello influye la falta de combustibles
y que se encuentran fuera de servicio por avería o mantenimiento siete de las 20 unidades de generación del país, distribuidas en ocho plantas terrestres y ahora son siete las flotantes. También siete de las ocho centrales terrestres tienen más de 40 años, cuando la edad media de estas infraestructuras es de 30. El mantenimiento de estas infraestructuras ha sido además deficiente, por falta de recursos que el Gobierno cubano achaca a las sanciones estadounidenses.

El Gobierno cubano anunció en septiembre que pretende reducir los apagones antes de finales de este año con reparaciones y nuevas inversiones.

Desde julio se han registrado protestas en todo el país por este motivo, que aumentaron entre finales de septiembre y principios de octubre con el paso de Ian.

Los apagones fueron uno de los principales motivos tras las protestas contra el Gobierno del 11 de julio del año pasado, las mayores en décadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.