¿Por qué Bolsonaro sorprendió en la primera vuelta ?

Frei Betto

Hay múltiples análisis del resultado en la 1ª vuelta de la carrera presidencial entre Lula y Bolsonaro. Todas las sorpresas con el avance electoral del presidente, contradiciendo las predicciones de los principales institutos de investigación. Por los lugares de votación vimos muchas más ropas rojas (votantes de Lula) que verdes y amarillas (votantes de los sin nombre).
La pregunta sigue siendo: *¿cómo explicar un avance tan sorprendente de quienes sabotearon la lucha contra la pandemia, redujeron drásticamente los presupuestos de salud y educación y demostraron abiertamente su desprecio por las mujeres, los pobres, los indígenas y los negros?*
Como respuestas hay varias hipótesis. *Tomaré una*.
Cada persona está incluida en un sistema de significado, incluso si no tiene la más mínima conciencia. Va al monje budista y al capo de la droga. A grandes rasgos, hoy en día existen dos sistemas de significación que imprimen razón de vida: *el neoliberalismo y el socialismo o comunidades de compartir, como las indígenas*. Dentro de estos dos sistemas hay subsistemas, y *el más expresivo es la religión*.
En la Edad Media, la religión era el sistema predominante en Occidente, el más completo de todos los sistemas creados hasta la fecha. Su arco se extiende desde lo más íntimo (la culpa por una ofensa) hasta lo más colectivo (la sociedad de justicia y paz). La religión «explica» desde el origen del Universo hasta lo que le ocurre a cada persona después de la muerte. Como los científicos se burlan, los físicos tienen preguntas; *teólogos, respuesta*s.
*Como sistema de significado, la religión no requiere de los fieles estudios y estatus, basta con acatar los preceptos y la doctrina como verdades de fe y confianza (verbo que deriva de ‘con fe’) en la palabra de aquellos que, revestidos de supuesta sacralidad (el ministro de confesión religiosa), disfrutan de la prerrogativa de hablar en nombre de Dios*.
*En una sociedad en la que la mayoría de la población tiene baja escolaridad y pocos ingresos, el espacio religioso atrae como refugio del sufrimiento, la impotencia, la competitividad que ataja en la vida social. Allí los fieles encuentran una lógica para entender (y aceptar o criticar) por qué el mundo es lo que es, con sus desigualdades y violencia. Experimenta solidaridad, comodidad, autoestima y, sobre todo, rescata su autoestima. El «nadie» de la vida cotidiana se siente promovido en el espacio religioso como hijo o hija de Dios, ministro de la Palabra, padre o madre de un santo, etc*.
Esto es lo que las Comunidades Eclesiales básicas ofrecieron a sus millones de participantes en Brasil entre las décadas de 1970 y 1990. Sin embargo, fueron atropellados por los pontificados conservadores de Juan Pablo II y Benedicto XVI. La mayoría abraza el neoliberalismo como un sistema de significado. Creen que la salvación personal en este y en el otro mundo es más importante que luchar por una sociedad más justa.
De hecho, lo social vendría como un cúmulo de virtudes personales… No se puede ver el bosque, solo los árboles. *Si hay personas en la miseria es porque se ha desviado de los caminos del Señor y no ha perseverado en las virtudes morales*. Vea a aquellos que en la Iglesia vinieron de una vida de libertinaje, bebidas, mujeres, juegos de azar, y al abrazar la fe en el Señor, han cosechado el equilibrio familiar, han abandonado los vicios y hoy prosperan social y financieramente.
*Son lógicas opuestas*: mientras que los *progresistas* quieren cambiar la sociedad para que la gente cambie, los *fundamentalistas* quieren cambiar a las personas para que la sociedad pueda cambiar. El primer acto bajo el paradigma de lo *social* (la política). El segundo, del *personal* (moral).
_A este contingente evangélico la izquierda aún no ha aprendido a hablar. Contiene rancios de los prejuicios antirreligiosos del marxismo vulgar_. Y *son estos cristianos fundamentalistas, dispuestos a la «servidumbre voluntaria», los que Bolsonaro obtiene más apoyo*. *No hay argumento que pueda degradarlos, porque no piensan con razón, sino con emoción atemperada por algo que trasciende la razón: la fe. He estado hablando con muchos de ellos. Argumentan que si la situación brasileña es mala, no es culpa del presidente, sino de la pandemia y la guerra en Ucrania*.
_La militancia progresista y de izquierda *tiende a demonizar a esta multitud de evangélicos leales* a Edir Macedo, Malafaia y otros próceros mercados de la fe. No hay problema en tratar de entender la vertiginosa expansión de las Iglesias Evangélicas. Y no domina el único lenguaje capaz de establecer algún diálogo con este segmento: la hermenéutica bíblica_.
Ahora no hay tiempo suficiente para que los votantes de Lula redirijan la postura contra los votantes evangélicos bolsonaro. Pero esto tendrá que hacerse, bajo pena de que Brasil avance hacia un neocristianismo capaz de socavar el estado laico y cubrir las armas de los milicianos con bendiciones.
*En los pocos días que nos quedan para la segunda vuelta la tarea urgente es evitar que el debate electoral sea rehén de una «cruzada religiosa», ajeno a las causas de la penuria de nuestro pueblo; convencer a los indecisos para que elijan a Lula, deconstruyendo el «mito» al revelar su verdadero rostro de administrador corrupto, miliciano, prejuicioso y en bancarrota; convocar movilizaciones presenciales y virtuales; y esperar que el PT y la coordinación de la campaña acerten en la propaganda electoral y en la costura de un amplio apoyo*.
_Frei Betto es escritor, autor de «Tom vermelho o verde» (Rocco), entre otros libros_. Librería virtual: freibetto.org

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.