Semana Santa: veda especies

EN. El dominicano se ha acostumbrado que para esta época del año se prohíba la captura, como si se tratara de una rutina, de cangrejos, langostas y otras especies.

Al venir acompañada de la clausura de playas, la ingesta de picúa y otras especies que suelen provocar intoxicaciones por el consumo de cobre, el caso de los mariscos puede asumirse como una prohibición más. Pero la realidad, conforme a los ecologistas, es muy distinta.

Resulta que en esta época de Semana Santa es que cangrejos, langostas y otras especies se reproducen. Pero si se les captura para el consumo humano no pueden hacerlo.

Con la reducción no solo se atenta contra la producción, sino que se encarece, por la escasez, el servicio de esos platos.

Los establecimientos deben cooperar con la veda al no vender platos de cangrejo y langosta, y quienes lo hagan tienen que ser denunciados. Luce atractivo un cangrejo o una langosta repletos de huevas, pero servirlo representa un crimen que no se puede concebir ni siquiera en medio de la más excesiva abundancia.
La veda que se dispone es con el propósito de fomentar la reproducción de especies que, para colmo, la población se ha reducido por captura indiscriminada y la pérdida de sus hábitats. Las autoridades han debido hacer más para que la gente, que tan sabrosos encuentra los platos a base de cangrejo y langosta, tenga más conciencia sobre su preservación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.