Un vecino de Gijón nada todos los días hasta su trabajo para respetar la distancia social

Se llama Pablo, tiene 46 años y es de Gijón. Cada día recorre varios kilómetros para ir a su trabajo y lo hace nadando para, de esta forma, respetar la distancia de seguridad y entrenar a la vez.

«Realmente pienso que es una forma de mantener la distancia ahora que es tan necesaria y de paso aprovechar el transporte y el entrenamiento todo en uno», asegura Pablo.​ Cada día recorre 2,3 kilómetros para llegar hasta su puesto de trabajo y lo hace como más le gusta, nadando. Sin desprenderse del neopreno y ataviado con su mascarilla, Pablo llega a su negocio: una tienda de electrodomésticos.

Su padre le espera cada mañana y es que, aun sabiendo que su hijo es un buen nadador, no le hace mucha gracia que nade solo. Si el tiempo y las condiciones del mar lo permiten, este gijonés seguirá yendo a trabajar a nado para así, mantener la distancia de seguridad, entrenar y demostrar a la gente que hay más formas de moverse.

De esta forma, Pablo consigue cumplir dos objetivos: el primero, el de respetar la distancia de seguridad necesaria de los dos metros, algo garantizado 100% en el agua. Y segundo, la de aprovechar el transporte al trabajo y entrenamiento a la vez.Salvo los días en los que el mar está más embravecido, Pablo cumple con entrenamiento diario y llega a su puesto de trabajo sin problema alguno. Eso sí, con una boya y un gorro de color llamativo para ser fácilmente localizado en el agua por si ocurriese algún incidente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.