Comenzó la Guerra por la Restauración de la República Dominicana. Restauradores toman el Cerro de Capotillo

Por Héctor Tineo Nolasco

Diariodominicano.com

CAPOTILLO, el  16 de agosto de 1863, comenzó en el Cerro de Capotillo, la Guerra  contra  el Gobierno español de la Anexión,  la cual culminaría con la Restauración de la independencia de la  República Dominicana.

Un informe militar da cuenta de que el 16 de agosto los dominicanos aprovecharon que el Gobierno Español de la Anexión dispuso el desplazamiento de las guarniciones fronterizas, y el Batallón La Corona, con una sección de artillería y otra de cazadores, hacia Puerto Plata y Santiago.

Precisa que el 16 de agosto de 1863, 14 patriotas cruzaron la frontera  desde Haití, y proclamaron el «Grito de Capotillo», en el cerro de Capotillo Español y de inmediato izaron la bandera dominicana que había sido  cosida por Huberto Marsán.

Los 14 próceres del «Grito de Capotillo» fueron el coronel Santiago Rodríguez, capitán Eugenio Belliard, Segundo Rivas, Alejandro Bueno, Pablo Reyes, y Juan de la Mata Monción (abanderado). El español José Angulo (corneta), San Mézquita, Tomás de Aquilino Rodríguez, José Cabrera, Sotero Blan, Benito Monción, Juan de la Cruz Alvarez y un soldado desconocido.

A partir del día 16 de agosto de 1863, los españoles lucharon con más de 40 mil hombres para tratar de frustrar la Restauración de la República Dominicana, pero al final tuvieron que reconocer la victoria de los dominicanos.

La guerra terminó el 10 de julio de 1865, cuando comenzaron a salir las últimas fuerzas militares españolas  que se mantenían en la República Dominicana.

Al referirse a los hechos,  el General Gregorio Luperón,  en sus «Notas Autobiográficas y Apuntes Históricos»,  afirma que «En la mayor parte de las peleas  que se dieron a la bayoneta por los españoles y al sable por los dominicanos», la victoria quedaba casi siempre a favor de los criollos.

En opinión del prócer de la Restauración, el general   Luperón, «El soldado español era valiente, arrojado y sufrido» y «el dominicano era audaz, intrépido y persistente».

El  Ejército español perdió 18 mil hombres

En sus notas Luperón  apunta que  el  Ejército español perdió 18 mil hombres, sin contar los hombres de las reservas dominicanas ni los voluntarios de Cuba y de Puerto Rico, que no se contaban en el número de los muertos españoles.

De acuerdo con la versión del prócer de la Restauración: «Los dominicanos perdieron más de cuatro mil hombres, sin contar tampoco los que murieron en las filas de los españoles, porque en aquella circunstancia aquellos desgraciados, no eran ni dominicanos ni españoles. Eran los ilotas de la fatalidad y del destino». (sic)

“Todo el Cibao en armas”

Del  acontecimiento,  el historiador José Gabriel García destaca el apoyo que recibieron los restauradores en la región Norte.

«Todo el Cibao, en fin, estaba en armas, y la bandera del 27 de febrero de 1844, desplegada en Capotillo el 16 de agosto de 1863, por los merodeadores de las fronteras, que como por encanto se habían convertido en Ejército Revolucionario, iba recuperando, una a una, en marcha triunfal, las astas gloriosas de donde había sido arriada violentamente el 18 de marzo de 1861». (sic)

Al declarar el inicio de la guerra de la Restauración los próceres de Capotillo, lanzaron el manifiesto siguiente:

Gregorio Luperón y Santiago Rodríguez

    «Compatriotas:

“La situación actual de los dominicanos puede definirse brevemente diciendo que un puñado de hombres ambiciosos y una multitud de hombres sufridos han dado lugar a que el Gobierno sacrifique  nuestra cara y tierna patria, una patria tan costosa!  Los actuales gobernantes no se obstinan más que en desarrollar un pensamiento político y no se ocupan más que en establecer contribuciones que arruinan a los infelices mientras pagan cuantiosos sueldos a empleados inútiles recreándose otros en ver adornados  sus nombres con pomposos títulos, habiendo en esto algo de vanidad y nada de la grandeza varonil.

«El país sufre a estos hombres, no porque no vea sus desaciertos, sino porque obedece constantemente a las circunstancias, porque somos esclavos de nuestra suerte. Se sostiene este gobierno porque nuestra raza es la más obediente, que no contenta con llevar  atada la coyunda del principio de la paz, por esto la unión vive, por eso el actual gobierno  ha durado hasta hoy; pero su mando está produciendo males incalculables al país por el escepticismo que siembra, siendo por esta razón mucho más  perjudicial que los gobiernos  más crueles,  porque cuando un gobierno causa a la sociedad pérdidas que brotan sangre, es fácil hacer desaparecer en poco tiempo hasta la cicatriz; pero cuando la envenenan con la tea de la discordia, introduciendo  en las venas la ponzoña del egoísmo más ignorante  !qué porvenir  reserva a la sociedad!.

«Es, pues, necesario que todos contribuyamos a hacer desaparecer este gobierno, sin salir de los límites de la legalidad, porque los malos medios  no dan buen resultado, como la mala simiente no da buen fruto; pero trabajando sin levantar  manos, y buscando sin descanso el medio de que reemplace en el más breve  término posible una política que se ocupe de los intereses  de la nación, a la política actual que sólo se ocupa de los intereses de algunas personas.

«¿Y qué medios creen ustedes el más a propósito para conseguir ese resultado? Ante todo, la unión y la propaganda de ideas; acerquémonos unos a otros; sea cada partido  un hombre, fundiéndose toda nuestra voluntad en una sola voluntad y de acuerdo en lo que queremos para el

presente  y para el porvenir, en los medios y en los resultados,  mientras el gobierno  se atrae a ciertos hombres, atacándolos por el lado de sus debilidades, a otros por el lado de la inteligencia, seamos la fuerza de la idea en oposición  al actual gobierno, que sólo representa la idea  de la fuerza por más que sea  excesivamente  débil; y el día  que todos los hombres  de nuestro partido, que ahora, sólo en momentos dados nos reunimos, trabajemos sin descanso, presentando una solución completa  a todas las cuestiones  políticas que se presenten, esta situación sin base, cuya política consiste en no tenerla, cuya habilidad se reduce a la de Proteo, desaparecerá ante nuestro sistema como la sombra ante la luz.

«No se interpreten mal nuestras palabras; no proponemos una conspiración ni cosa semejante; no queremos nada ilícito, sólo que las filas de nuestro partido se estrechen y los que quedemos trabajemos por nosotros y por  los que se van;  que tengamos más presente que nunca, que un partido no es sino la consecuencia de una escuela, y que  por lo tanto más  aunque a los triunfos duraderos de la teoría, que nuestro partido es de porvenir, y que no debemos por lo tanto perdonar ningún trabajo para asegurar nuestra cosecha, y en medio de nuestros trabajos, de nuestra proscripción, de nuestros  martirios, debe alentarnos siempre  la persuasión que tenemos de que no trabajamos para nosotros personalmente sino para el bien  de nuestra patria.

«Dominicanos: abrid los ojos para que os desengañéis y comprendáis que esto no es una conspiración; sólo es una causa legítima que todos unidos debemos  abrazar, pues  no reclamamos más que nuestro derecho y nuestra libertad, que es la voz  que resuena en todo  el suelo dominicano,  como lo deberéis  haber presenciado cada uno en particular,  que ha  sido vendida nuestra patria, que nos han engañado, que han sacrificado nuestra libertad, por lo que todos unidos y de acuerdo debemos decir: !Viva la Libertad! !Viva la Unión! !Viva la Religión! !Viva la República Dominicana!». Expresa el   Manifiesto puesto a circular por los restauradores el día 16 de Agosto de 1863, al producirse el «Grito de Capotillo».

La Anexión de la República

La anexión de  República Dominicana a España había sido proclamada por el Presidente Pedro Santana, en un acto celebrado en la plaza de la Catedral de Santo Domingo, el día 18 de marzo de 1861.

Antes, el día 4 de marzo de 1861, el Presidente Pedro Santana, puso a circular un documento en el que a través de todos los generales y comandantes de armas que apoyaban sus ejecutorias, les informaba a las demás autoridades y a “las personas notables” ,  las iniciativas que se dieron para anexar el país a España.

Desde el primer  momento  una parte importante del pueblo dominicano rechazó los propósitos de Santana y de inmediato comenzaron la  resistencia para tratar de impedirlo.

El Gobierno de la Anexión reprimió a los patriotas que eran descubiertos en planes para restaurar la soberanía nacional.

El 2 de mayo de 1861, el general José Contreras, Cayetano Germosén, y un grupo de patriotas tomaron el cuartel español de Moca, pero al poco tiempo el movimiento fue aplastado. Como medida de escarmiento fueron fusilados por el Gobierno español de la Anexión.

El   4 de julio de 1861, fueron fusilados en El Cercado,  San Juan de la Maguana, el prócer Francisco del Rosario Sánchez y un grupo de sus compañeros que habían entrado por Haití en Junio para combatir el régimen anexionista.

Cuando ocurrió el hecho, el general Pedro Santana se desempeñaba  como Capitán General de la Provincia de Santo Domingo, y estaba trabajando en la organización del Gobierno con los recursos que le había enviado España para mantener el control del Gobierno en su nuevo territorio.

De esa manera, el gobernador de Santo Domingo, quedó bajo la jurisdicción del Capitán General de Cuba, don Francisco Serrano, lo que convirtió al territorio dominicano en otro punto del conjunto  de intereses de España en las Antillas del Caribe.

Los dominicanos proclamaron la Restauración de la República el día 16 de agosto de 1863, pero los españoles se resistían a salir del país y se concentraron en varios puntos del territorio nacional. En un proceso de negociaciones se llegó  al acuerdo que permitió su salida de República Dominicana, a partir del día 10 de julio de 1865, con lo que terminó de manera definitiva la Guerra de la Restauración. Ese día  España y República Dominicana declararon el fin de la Guerra de la Restauración.

El 10 de julio los militares y el personal del Gobierno español de la Anexión comenzaron a salir del país en embarcaciones que tenían como destinos a Cuba, Puerto Rico y España.

El proceso de salida de los militares españoles terminó en 15 días, con lo que el país restauró  la soberanía en todo el territorio nacional.

Lograr la salida de los españoles fue una tarea muy difícil para el Gobierno Restaurador del Presidente Pedro Antonio Pimentel Chamorro, quien defendió la soberanía nacional durante las discusiones con España, para lograr que aceptara la restauración de  la  Independencia de la República  Dominicana y sacara del país los militares del Gobierno de la Anexión que permanecían en algunos  puntos del país.

El  día 3 de marzo de 1865, la Reina de España había firmado el decreto derogando la Anexión, pero su último jefe militar  en el país, general José de la Gándara, trató de inducir el Gobierno dominicano a firmar un acuerdo que limitaba la soberanía dominicana, lo que fue rechazado por el Presidente Pimentel.

Los españoles no tuvieron otro camino que salir de República Dominicana.  El día 10 de julio del año 1865, iniciaron el embarque de sus tropas, con  lo que se puso fin a   la Guerra de la Restauración.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.