Por qué el PRM se dividirá? (2)

Por Juan Carlos Espinal.

En los últimos 4 años se ha escrito mucho sobre los grupos de sociedad civil, Juan XXIII, La Multitud, Participación Ciudadana, Finjus, Anje, CONEP, Marcha Verde, por ejemplo.

Por lo común, cada ONG o subsidiaria transnacional cree que tiene especial importancia para las necesidades y exigencias de la sociedad en su conjunto.

En la era de la contra información el gobierno del presidente Abinader PRM pauta la música que bailó la Marcha Verde de manera consciente y deliberada.

Ese tipo de estrategia Lawfare satisface las principales necesidades de los grupos económicos que tienen que hacer frente a la ley de Fideicomiso.

En esa situación, las ONGs y los medios de comunicación afiliados a la Presidencia presionan al PRM mediante la amenaza de declarar la protesta que a su vez induce al lobbie empresarial del CONEP, FINJUS o al CES reestablecer el orden, por ejemplo.

De ese modo el gobierno del presidente Abinader se ve ante la alternativa de modificar su política o ganar apoyos.

Este guión corporativo de democracia mediatica, uso de Bots y Trolls predomina en la política Dominicana.

En otros Estados de América Latina y el Caribe se pueden encontrar muchos otros ejemplos.

La Marcha Verde en el gobierno del PRM es una demostración de que el poder empresarial estimula la presión de los grupos económicos a expensas de la autoridad política.

La intervención de la sociedad civil pro USAID en política señala el final de una secuencia de estabilidad democrática.

Cierto es que en la sociedad civil hacen falta grupos rebeldes que posean virtudes que desde la franca exposición derriben los mitos del neoliberalismo ideológico y cultural.

FINJUS es una ONG de diversas camarillas auspiciada por un grupo económico del sector financiero que explora un país intervenido por el FMI y las multinacionales, por ejemplo.

ANJE desarrolla una presión social más competitiva aunque es víctima de aquellos.

Las causas de la mala imagen de los gobiernos casi siempre se encuentran en las condiciones sociales, políticas y económicas existentes.

El impacto del confinamiento de más 550 días en COVID-19 es causa suficiente para el clima de insatisfacción popular.

Ese fenómeno socioeconómico se expresa en los llamados a Paro y protestas de las provincias agrícolas del Nordeste, militarizadas.

El gabinete del Presidente Abinader está compuesto por diversos núcleos de la burguesia neoliberal con discrepancias entre sí, aunque se reconocen como un movimiento constituido por grupos económicos.

De este modo, su legitimidad se desarrolla en base a desempeñar papeles pre establecidos dentro de la movilizacion política.

La frustración de la sociedad civil, los movimientos sociales progresistas, sectores de la izquierda liberal con el gobierno del PRM deriva precisamente de su incapacidad para solucionar el problema de la ingobernabilidad política que denunció.

Por una parte les falta el impulso social y la flexibilidad necesarios para detener la movilización de nuevos actores sociales que ingresan en el campo de la política y, por otro lado carecen del liderazgo popular para encabezar la oposición.

A menudo sus posiciones son en respaldo a posturas transnacionales, transitorias o interpretativas.

Y con ayuda extranjera tratan de establecer el orden de la narrativa político interna.

Hay que decir que la crisis de confianza se debe al hecho de que la clase media estaba bastante mejor en 2020 que la década de 1980 y 1990.

El grupo de pensamiento del centro Montalvo se ha convertido en el símbolo del progresismo liberal dentro de esas tendencias.

Por razones tácticas e ideológicas los grupos de presión de la sociedad civil tienen como meta ensanchar la participación política, atraer a los núcleos de izquierdas liberales o no y con ello acrecentar su influencia en el Poder Judicial.

En algunos casos, existen oficinas de abogados dispuestos a judicializar los expedientes políticos del ministerio público pero en la mayoría de los casos el trabajo de plomería conduce a la comunidad política a las cabinas de radio y los estudios de televisión.

La característica distintiva de las ONGs y las empresas suplidoras que más impuestos retienen al estado nos plantea la existencia de extremistas y moderados.

La Embajada de Estados Unidos en el país orienta políticamente a esos grupos economicos de sociedad civil absorbidos por Empresas de Herrera, Universidades privadas, centros de pensamiento político, periódicos, fundaciones culturales e instituciones sin fines de lucro.

La riqueza y el poder de clase juegan un papel importante en todas sus manifestaciones convencionales.

La pérdida de la capacidad de análisis frente a la crisis estructural del neoliberalismo mundial se ha convertido en la primera fase de su auto destrucción.

Es posible que en estos momentos el oficialismo peremeista reeleccionista pro PRD haya tratado de prescindir de ellos.

La reforma a +40 artículos de la Constitución del 2010, la reducción del 50%+1 sin consenso en un ambiente de desestabilización hemisférica es un punto de quiebre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.