¿Por qué el PRM se dividirá? (4)

Por Juan Carlos Espinal

En los artículos #1, #2 y #3 hemos tratado la constitucionalidad de los derechos sociales y políticos en COVID-19, confinamiento y Toque de Queda.

Se encuentran allí los conceptos básicos que pueden integrar una discusión sobre el título de esta serie de artículos sobre el sistema político tradicional.

En este artículo #4 desarrollaremos las actitudes del sector corporativo de sociedad civil y las habilidades político- jurídicas que se deberían relacionar con cada uno de los aspectos del Ministerio Público aún no señalados.

En general, una formulación sobre la constitucionalidad de los derechos fundamentales, el estado de derecho y el respeto por el debido proceso.

Este artículo tiene que empezar por situar el origen político de los sometimientos judiciales en relación con la historia política del PRM y el retroceso institucional del Poder Judicial en el campo de las técnicas procesales y, a continuación, también, intentar analizar sus consecuencias sociopolíticas sobre el Estado y la sociedad.

Desde este punto de vista, nos tiene que interesar poner de relieve los siguientes aspectos:

¿En qué contexto político surge la guerra de información de la Dirección de Comunicaciónes de la Presidencia contra opositores?

La Dirección de Comunicaciones de la Presidencia de la República trata de mostrar como la combinación de lo técnicas de extorsión jurídicas y falsas acusaciones con uso intensivo de Bots y Trolls fomentan las acusaciones sobre supuesta asociación de malhechores, abuso de confianza, dolo, concusión, etc.)

Ante la falta de credibilidad que acusa Ética de la Presidencia de la República, la estrategia marginal del sicariato moral en las redes sociales integradas en el proyecto político reeleccionista se revierte.

Desde ese contexto politico se podrá apreciar que las denuncias de la Cámara de Cuentas es un ejercicio técnico condicionado perpetuamente por su contexto social y político que depende de los procesos políticos, que compone un marco general de referencia reeleccionista que se va transformando con el avance de la insatisfacción colectiva.

Así, en el tiempo, hemos visto como la campaña electoral del Ministerio de la Presidencia cambia los usos político- jurídicos en la Alcaldia de San Juan de la Maguana y en el Distrito Municipal de la Guayiga.

La supuesta incorporación de los expedientes acusatorios contra la oposición y su difusión mediática se alterna sustancialmente con las estrategias de programación de los fake news políticos.

Comprender la constitución de 2010 e interpretarla es, de hecho abrirse a un campo de realidades sociales y políticas diversas, cuya combinación, a veces azarosa, otras, aún sin explorar – nos introduce en un campo de las libertades individuales.

En consecuencia, debemos erradicar las actitudes que suponen – de antemano – que la historia se detuvo en el tiempo y que la superioridad moral del gobierno del presidente Abinader podría considerar las condiciones actuales de la democracia representativa como algo permanente e inmutable.

Por otro lado, es preciso comprender que la caída en la popularidad de la imagen del gobierno del presidente Abinader se instala en un momento donde la sociedad pre determina su involución.

Los ataques contra el Dr. Leonel Fernández forman parte de la fragmentación de sistema político dominicano desde el 6/10/2019 que está entrelazado con los resultados electorales del 5/7/2020, que explican el apoyo en 2022 de mas de 10 partidos políticos, fuerzas sociales, movimientos políticas y apoyos empresariales a Fuerza del Pueblo.

El objetivo político de todas las estrategias de la reelección del Presidente Abinader se integran en una especie de matriz que permite que su evolución política se constriña.

Conocer estas realidades políticas ayuda a alejarse del populismo mediático con que a veces se enfoca el desarrollo de los acontecimientos jurídicos – en especial desde los partidos políticos –.

Es también alejarse del determinismo jurídico que desde el PRM se atribuye un poder autónomo y superior a otras instancias de la sociedad.

Es necesario conocer la evolución histórico – política del PRM.

Entender su perspectiva histórica ayuda a relativizar el presente – sobre todo, sus constricciones, sus notables limitaciones, y abre nuevas perspectivas sobre el futuro, el cambio y la transformación.

Hemos visto en el artículo #04 que el interés de reformar más de 40 artículos de la constitución del 2010 evoluciona con la inmovilidad de la sociedad civil y con el uso intensivo de la demagogia mediática en un momento histórico concreto.

Hacer comprender esta involución social y política, del candidato reelecciónista es sacar enseñanzas de ella.

Es inculcar una actitud abierta, imaginativa, que no se conforma con su real apoyo popular (28%) sino que busca fabricar cambios y retorcer alternativas.

Conviene, pues, considerar los innecesarios ataques contra el Dr. Leonel Fernández como un escenario político en continua transformación que puede o no, integrar miles de millones de pesos del presupuesto, pero que tiene por qué – aunque muchos factores sicológicos tiendan a ello – configurar las falsas acusaciónes en un uso propagandístico monolítico y unívoco.

Si algo enseña la involución reciente del PRM es que muchas de las condiciones que parecían inamovibles en el origen – masificación del mensaje de odio que propicia la Dirección de comunicaciones de la Presidencia – es la escasez de su oferta en favor de la sociedad, su homogeneización, centralización y su transformación en todo aquello que abre un campo de posibilidades forenses muy diferentes a la táctica de judicializacion iniciada.

La escasez analítica del discurso de la Dirección de comunicaciones de la Presidencia tiene al adoctrinamiento ideológico aunque por su descrédito la estrategia está siendo sustituida a un ritmo de transformación que aunque parezca lento(por los requerimientos singulares de los grupos cívico – corporativos más inflexibles y radicales) comienza a desacelerarse.

Todo ello nos indica que la Dirección de comunicaciones de la Presidencia se inscribe en el discurso de la antipolítica y más que empezar, parece que seguirá progresando.

Una actitud respetuosa con el desarrollo histórico – institucional de la justicia es la que se acepta como un instrumento de exploración de posibilidades la privacidad y la que reconoce que, en una situación dada, la política es un campo amplio de acciones concretas que pueden ser o no, realizadas con innovación y creatividad y no por el pago de un grupo económico determinado.

En resumen, la campaña propagandística contra el Dr. Leonel Fernández tiene que ser entendida en las siguientes dimensiones políticas:

I. En un entorno global inflacionario de guerra Rusia-Ucrania complejo.

II. Afectada por las influencias políticas del avance político de Fuerza del Purblo y de su crecimiento en el contexto social.

III. En la evolución histórica de la división del PLD y en su negativo desempeño electoral a nivel nacional.

IV. En su apertura exploratoria hacia una primera vuelta electoral de 50%+1 el futuro.

Ahora bien, para lograr entender la desesperación del gobierno del presidente Abinader se debe permitir bucear en documentación e informaciones concretas sobre el tema de la contratación de Bots y Trolls .

La estrategia politica se convierte, entonces, no en la fuente única de información, sino en la oportunidad para usar otras fuentes falsas distintas.

Los datos, las proposiciones, los puntos de vista que nos proporciona, encuentran su parangón en otros puntos de vista de la oposición.

Todos ellos descubren el hecho esencial de que el crecimiento político de Leonel Fernández es una realidad factica, un camino político – entre otros – para acceder a su conocimiento.

El estilo de trabajo político de la Dirección de comunicaciones de la Presidencia es el adecuado para realizar en una conferencia o en una clase o en un círculo de estudios del PRM.

El mensaje gubernamental se reduce a un carácter instrumental y se limitan sus aristas míticas y totémicas.

Cualquier denuncia desde el gobierno introduce una estética y un estilo.

Puede, por tanto, estimular la reflexión y el trabajo creativo opositor.

Estas tacticas pueden hacerse colectivamente y nos permiten, entonces, transitar por una dimensión de la acusación política que nos es habitualmente demasiado mediática – muy amarilla – como para ser percibida con el grado de conciencia necesario.

Se trata de interponer entre nosotros y el lenguaje de la acusación otros lenguajes, no ya verbales, sino plásticos, lights, instrumentales.

La denuncia mediática vista, entonces, como una oportunidad política, para la recreación formal de la misma.

Hasta aquí hemos hablado de las situaciones críticas que generan los ataques desde el gobierno del presidente Abinader en contra del Dr. Leonel Fernández.

Conviene hablar de lo que denominamos operaciones encubiertas, es decir, los procesos sociales y políticos y las alianzas buitres que se dan, que pueden conducir a una lectura política crítica.

El gobierno del presidente Abinader introduce en el debate la razón fundamental de su naturaleza política:

Leonel Fernández Presidente.

No se trata de proponer nada, ni mucho, ni poco y ni siquiera un moderado proceso de discusión, sino de inscribir, en cualquier caso – y a toda costa – este esquema de denuncias (que son necesidades políticas) y proyectos coyunturales de la reelección.

Por tanto, será preciso considerar los propósitos generales que nos llevan a ver la estrategia que se nos ofrece para evaluar la posibilidad de consecución de sus deseos.

¿Qué parámetros debe contemplar esta racionalización?

A. La gobernabilidad.
B. El contexto histórico frente al PLD(22%).
C. La interactividad mediática y selección de los acusados en los expedientes acusatorio contra ex funcionarios públicos.
D. La contextualización del uso del expediente en relación con otras conductas políticas cotidianas.
E. La capacidad de confrontación con otras fuentes, etc.

Finalmente, la posición del gobierno del presidente Abinader contra el Dr. Leonel Fernández, como lenguaje que es, tiene que prestarse necesariamente al doble juego de los empresarios, a la actividad lúdica de pensamiento transnacional de la sociedad civil, en general, a la interposición del lenguaje divisionista del PRM, la subjetividad y volatilidad de la opinión de la Dirección de comunicaciones de la Presidencia.

Así, el recurso mediático puede y debe ser ironizado, resumido, contrastado, argumentado y contra argumentado, replicado y contradicho, afirmado y negado, provocado y estimulado.

Todo ello engrandece el campo de acción de la opinión pública y ayuda a tomar distancia y facilitar la oposición creativa.

Los contextos históricos – sociales en que se desenvuelve el PRM deben estimular y potenciar este tipo de “doble juego” que redundará en la formación de un espíritu creativo y crítico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.