República Dominicana califica a Haití de amenaza a su seguridad

TELESUR. El presidente de República Dominicana, Luis Abinader, expresó este jueves que la crisis multidimensional que enfrenta Haití constituye una amenaza a la seguridad de su país y de la región, e identificó una serie de aspectos en los que la comunidad internacional puede contribuir a que esta nación supere el difícil momento que atraviesa.

 

Al intervenir ante el Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos (OEA), que sesiona en la capital estadounidense, Washington, el mandatario subrayó que República Dominicana no puede resolver por sí sola la situación existente en Haití, que calificó como “guerra civil de baja intensidad”.

Asimismo, instó a la OEA y a su secretario general, Luis Almagro, a jugar un papel determinante en la solución a la crisis haitiana y en ayudar a su pueblo.

Destacó la importancia de que ese país recupere la seguridad y recordó que sus autoridades han solicitado cooperación internacional para blindar infraestructuras críticas como los puertos y aeropuertos.

Señaló que la OEA debe ayudar a crear mecanismos relativos al control de armas y municiones que llegan a manos de las pandillas. Con anterioridad se ha denunciado que muchos de estos pertrechos provienen del contrabando ilegal con origen en el estado de la Florida, al sur de Estados Unidos.

Opinó que existe una posibilidad real de que esas bandas criminales intenten transgredir la integridad territorial de República Dominicana y traten de alterar el orden y seguridad ciudadana.

Agregó que, de conjunto con las Naciones Unidas, la OEA puede ayudar al entrenamiento de la Policía Nacional Haitiana y garantizarle un suministro controlado de armas y municiones.

Apreció que, una vez que la seguridad lo permita, se ha de colaborar con las autoridades haitianas para organizar un proceso electoral y que se elija un Gobierno “con liderazgo, legitimidad y respaldo popular”.

Se recrudece crisis en Haití

La intervención de Abinader tuvo lugar tras haberse ordenado la evacuación del personal diplomático y civil dominicano que se encontraba en funciones en la embajada y el consulado nacional en la nación vecina. Otros países, como Francia, España, México y Canadá, adoptaron decisiones similares.

Ello se debió al incremento de la violencia y la inseguridad, así como las protestas sociales contra el costo de la vida, la pobreza y el hambre.

Estas últimas se intensificaron tras la decisión del Gobierno del primer ministro, Ariel Henry, de suspender los subsidios a la gasolina y otros combustibles alegando que no se dispone de fondos para ello.

Medios de prensa señalan que las movilizaciones se intensificaron desde el miércoles pasado. Los manifestantes han bloqueado carreteras y detenido el transporte público. Numerosos negocios permanecen cerrados ante posibles ataques y las principales ciudades están casi paralizadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.