La retirada rusa de Kherson es táctica

M.K. Bhadrakumar.

El general Mark Milley, jefe del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, estimó que Moscú tardaría varias semanas en completar la evacuación de unos 30.000 soldados rusos desplegados en la ciudad de Kherson, en el sur de Ucrania. Pero los rusos han anunciado que la evacuación se completó con éxito en 2 días, tanto de soldados como de más de 5.000 piezas de equipo pesado.

Evidentemente, se planificó con mucha antelación la ejecución de la orden de evacuación. El mando militar ruso comenzó a trabajar en la evacuación semanas antes del anuncio real a principios de esta semana.

i-1
Primera línea ucraniana en la región de Kherson.

En retrospectiva, la extraordinaria entrevista del general Sergei Surovikin el 18 de octubre, poco después de su nombramiento como primer comandante del teatro de operaciones de Ucrania, sólo ocho días antes, probablemente fue coreografiada para sensibilizar a la opinión pública sobre la criticidad de la situación militar en la región de Kherson.

Los siguientes extractos de la entrevista son relevantes aquí:

 Ha surgido una situación difícil. El enemigo bombardea deliberadamente las infraestructuras y los edificios residenciales de Kherson. El puente Antonovsky y la presa de la central hidroeléctrica de Kakhovskaya fueron dañados por misiles HIMARS, el tráfico allí fue detenido.

Como resultado, el suministro de alimentos en la ciudad es difícil, hay ciertos problemas con el suministro de agua y electricidad. Todo esto complica enormemente la vida de los ciudadanos, pero también supone una amenaza directa para sus vidas.

La dirección de la OTAN de las fuerzas armadas ucranianas lleva mucho tiempo exigiendo al régimen de Kiev operaciones ofensivas contra Jerson, sin tener en cuenta las bajas, tanto entre las propias fuerzas armadas como entre la población civil.

Tenemos datos sobre la posibilidad de que el régimen de Kiev utilice métodos de guerra prohibidos en la zona de la ciudad de Kherson, sobre la preparación por parte de Kiev de un ataque masivo con misiles contra la presa hidroeléctrica Kakhovskaya, la realización de ataques masivos con misiles y artillería contra la ciudad sin distinción.

Estas acciones pueden conducir a la destrucción de la infraestructura de un importante centro industrial y a víctimas civiles.

En estas circunstancias, nuestra máxima prioridad es preservar la vida y la salud de los ciudadanos. Por lo tanto, el ejército ruso garantizará en primer lugar la salida segura, ya anunciada, de la población según el programa de reasentamiento que está preparando el gobierno ruso.

Nuestros planes y acciones posteriores con respecto a la ciudad de Kherson en sí dependerán de la situación militar-táctica actual. Repito, hoy ya es muy difícil.

En cualquier caso, como he dicho, partiremos de la necesidad de proteger al máximo la vida de los civiles y de nuestros militares.

Actuaremos de forma consciente y oportuna, sin excluir decisiones difíciles». [Énfasis añadido].

Se pueden decir tres cosas. En primer lugar, la retirada de Kherson se decidió por razones operativas. Su razón de ser es adelantarse a cualquier intento por parte de las fuerzas ucranianas y los mercenarios extranjeros de interrumpir el trabajo en curso para incorporar personal militar entrenado en grandes cantidades (con un total de cerca de 400.000 soldados, incluidos los voluntarios) para aumentar los despliegues en Ucrania.

En segundo lugar, el Kremlin tuvo especial cuidado en hacer un «aterrizaje suave» para la amarga decisión de desalojar la ciudad de Kherson, que está grabada en la psique nacional rusa como parte del legado histórico de Catalina la Grande. Curiosamente, las reliquias históricas de la Rusia Imperial que se encuentran en la ciudad de Kherson han sido meticulosamente ordenadas y trasladadas para su almacenamiento seguro.

La opinión pública rusa ha aceptado en gran medida la decisión del mando militar, incluidos los «duros» del Establecimiento como el líder checheno Ramzan Kadyrov y el Grupo Wagner de contratistas militares rusos. Este no fue el caso de la retirada en Kharkov en septiembre.

Y en tercer lugar, y lo más importante, la intención es prevenir cualquier amenaza a Crimea en términos de su seguridad, comunicación, agua, etc. Las fuerzas rusas en retirada han destruido dos grandes segmentos del puente Antonivka que conecta la ciudad de Kherson con la orilla oriental del Dnieper.

El Dniéper se convierte de facto en la «zona tampón» de la región de Kherson, con el 60% del territorio de la provincia bajo control ruso.

i-2
Puente Antonovka sobre el río Dniéper, Kherson

De cara al futuro, se trata ante todo de una retirada táctica. El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, ha afirmado que Kherson sigue siendo parte de Rusia. Eso implica la obligación de recuperar la ciudad de Kherson, ya que las operaciones militares especiales continúan.

En segundo lugar, el mando militar ruso no contempla ninguna operación hacia Odessa a corto plazo. La prioridad será completar la operación para establecer el control total de la región de Donbass (que era el objetivo inicial de la operación especial), así como de la región de Zaporozhye (que es importante para la seguridad del puente terrestre que conecta Crimea con el interior de Rusia). En Donetsk continúan los intensos combates.

En tercer lugar, no cabe duda de que hay signos incipientes de un cambio de mentalidad en la Administración Biden hacia el diálogo y las negociaciones. No está claro hasta qué punto son auténticos. (Véanse mis blogs Sin fin a la vista para la guerra de Ucrania, 10 de noviembre, y Biden asiente a un compromiso en Ucrania , 11 de noviembre).

Según la CNN y el New York Times, la Administración Biden es una casa dividida. Los indicios sugieren que el Pentágono está impulsando las negociaciones. Según CNN , el general Milley, jefe del Estado Mayor Conjunto, opina que ha llegado el momento de una solución diplomática, ya que los combates se dirigen a una pausa invernal, mientras que el secretario de Estado, Antony Blinken, y el consejero de Seguridad Nacional, Jake Sullivan, ambos ardientes neoconservadores, siguen siendo escépticos.

Los rusos se guardan en gran medida sus pensamientos, pero también se están dando algunas señales. El embajador ruso en Washington, Anatoly Antonov, declaró en una entrevista con Izvestia, publicada el viernes, que:

me parece ingenuo suponer, a juzgar sólo por las filtraciones de los medios de comunicación, que se esté produciendo alguna transformación en los planteamientos para encarrilar las relaciones entre Rusia y Estados Unidos. Nuestra relación se enfrenta a una profunda crisis, y todavía no hay luz al final del túnel.

El viceministro de Asuntos Exteriores, Serguéi Ryabkov, dijo el viernes que no está prevista ninguna reunión a nivel de ministros de Asuntos Exteriores entre Rusia y Estados Unidos al margen del G20 en Bali. Peskov dijo ayer que

el conflicto en Ucrania puede terminar después de lograr sus objetivos (de la operación militar especial) o mediante la consecución de los mismos objetivos a través de negociaciones pacíficas, lo que también es posible. Kiev no quiere negociaciones. La operación militar especial continúa.

A los ojos de Rusia, lo discutible es hasta qué punto la Administración Biden está dispuesta a presionar a Kiev. Ryabkov abordó este aspecto crucial en sus comentarios de ayer:

Puedo reiterar que estamos abiertos al diálogo sin condiciones previas. Y estamos dispuestos desde hace tiempo. Siguiendo instrucciones de sus patrocinadores occidentales, Kiev rompió el diálogo que en general estaba progresando, y se estaba trabajando en un determinado documento. Ahora son cosas del pasado. Y lo que venga después ya no depende de nosotros.

Ciertamente, puedo compartir mi opinión aquí de que, si Kiev recibe una orden de ciertas capitales, tal vez habría una mejor oportunidad para ese diálogo. Pero, por otra parte, aquí no tenemos ningún obstáculo y no debería haber condiciones previas para el diálogo.

La gran pregunta es si la ofensiva rusa, que se espera que comience en noviembre-diciembre, seguirá adelante o no. Como concluye un análisis de CNN,

el éxito en Kherson puede permitir también un respiro a las agotadas unidades ucranianas… Pero Rusia tiene mucho armamento y decenas de miles de tropas recién movilizadas para enviar a la batalla, y su campaña contra la infraestructura ucraniana ha dejado el suministro de energía y agua colgando de un hilo en muchas regiones. Ucrania está recibiendo poco a poco defensas aéreas avanzadas de los donantes occidentales, pero tiene un área enorme que defender.

Traducción nuestra.


*M.K. Bhadrakumar es Embajador retirado; diplomático de carrera durante 30 años en el servicio exterior indio; columnista de los periódicos indios Hindu y Deccan Herald, Rediff.com, Asia Times y Strategic Culture Foundation entre otros.

Fuente: Indian puchline

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.