1 de Mayo: tiempos convulsos de lucha de clases…tiempos de grandes victorias de la humanidad

Editorial de Observatorio de Trabajador@s en Lucha.

02 de mayo 2022.

El 2022 se inicia con tiempos convulsos con el imperialismo en fase terminal pero totalmente enloquecido con la gran posibilidad de provocar una tercera guerra mundial y acabar con el planeta, El conflicto de Ucrania y Rusia así lo refleja. Desde la implosión de la URSS en 1991 producto de errores y traiciones la Unión soviética y Rusia en la actualidad han solicitado garantías de no expansión de la OTAN con sus misiles nucleares. Esto fue desoído por el imperialismo y su brazo armado la OTAN y ha iniciado un proceso de cerco contra Rusia e igualmente contra China. Esta situación en Ucrania significo que Rusia iniciara una lucha defensiva por su existencia como nación.  El imperialismo estadounidense tiene más de 800 base militares conocidas además de más de 500.000 soldados esparcidos por el mundo además de controlar una extraordinaria red de medios de comunicación y redes sociales que controlan a una gran porción de la humanidad; esto con la subordinación de la Unión Europea y Japón. Este sistema de propaganda de guerra Nazi es un grano de arena comparado con este nuevo sistema de propaganda de guerra imperialista totalmente globalizado. Sin embargo, los procesos de lucha de clases se encuentran en todas partes, en todas las regiones del mundo y también en los mismos reductos del imperialismo y de sus socios. Se está rompiendo el mundo unipolar hacia formas multipolares capitalistas, sin embargo, el capitalismo sufre una crisis orgánica imparable.

Consideramos que las trabajadoras y trabajadores debemos tener en cuenta los siguientes aspectos políticos que se nos presentan:

  1. Se profundizará el ciclo de luchas de clases con grandes huelgas a nivel mundial, asimismo de la incorporación de otros países al ciclo progresista electoral en América Latina (Colombia y Brasil). Esto constituye una oportunidad para potenciar y articular procesos para la conformación de una fuerza internacional de trabajadoras y trabajadores contra el imperialismo. Añadido a esto debemos tener presente.
  2. Se profundiza la crisis de las cadenas de suministro de valor global de las transnacionales del capitalismo, que está provocando la elevación de los precios de los alimentos y materias primas, provocando elevadas inflaciones y un fuerte desabastecimiento en estos productos que afecta a los países “desarrollados” pero también a nuestros pueblos de la periferia. Sin embargo, esto puede ser una oportunidad de las trabajadoras y trabajadores de dichas cadenas para impulsar sus luchas reivindicativas y de la calse obrera en general.
  3. La violencia creciente del capitalismo sobre los territorios y pueblos hace que, cada vez más, se movilicen los pueblos en sus propios territorios por la defensa de su soberanía y autodeterminación. Pero a la vez se desarrollan procesos de solidaridad con países que el imperialismo pretende destruir para acabar con las aspiraciones de conquistar mayores niveles de soberanía e independencia y más aún con aquellos que pretenden construir el socialismo. Como son los casos de Venezuela, Cuba y Nicaragua en América Latina. Esto obedece a estrategias geopolíticas mundiales con sus particularidades regionales del imperialismo colonialista que involucra territorios más amplios interrelacionados. Esto exige a las trabajadoras y trabajadores estrategias mundiales de solidaridad de clase como un principio que nos permita practicar el apoyo mutuo entre trabajadoras y trabajadores y entre los miembros de las clases explotadas y oprimidas.
  4. Las líneas geopolíticas del imperialismo estadounidense y de la OTAN, su brazo armado, para este año 2022. Se trata de la conformación de políticas de guerra fría, provocaciones, creación de conflictos, invasiones a países, etc.. Significa una nueva fase de planificación y ejecución de los dispositivos de cambio de régimen y guerra asimétrica desplegados a escala global, incorporando otras tecnologías de coerción, hostigamiento y presión envolvente con un elevado grado de sofisticación, extensión e impacto sobre los diversos planos de la comunidad mundial, entendida como la interacción compleja entre Estados, sociedades y universos culturales y normativos.
  5. La expansión de la OTAN en el mundo y especialmente en América Latina. La OTAN, como brazo armado del imperialismo, está desplegando la política de cambio de régimen y guerra asimétrica contra diferentes naciones (China, Rusia Irán) y en América latina contra Venezuela, Cuba y Nicaragua utilizando a Colombia como punta de lanza. Debemos recordar que Colombia fue confirmado como “aliado” importante dentro de la OTAN el pasado 21 de abril. Cuenta además con la colaboración de Brasil y Argentina. La clase obrera mundial debe luchar contra toda forma de expansinismo e injerencismo de la OTAN en el mundo y Luchar por la preservación de la Proclama de América Latina y el Caribe como zona de paz (CELAC del 28 y 29 de enero 2014).
  6. El cambio climático está ante nuestros ojos. Desde hace décadas, reportes científicos advertían sobre los riesgos que traía consigo el modo de producción capitalista que ha dado como resultado la actual crisis climática en el planeta. La clase obrera debe tener un programa de clase acerca de la crisis climática y debe luchar por solventar los problemas ecológicos mediante una voz propia independiente de la del capital. Las y los asalariados, a causa de los procesos de superexplotación y precarización del trabajo, sufren los impactos negativos de la crisis climática y, en general, de la ecológica y no pueden quedar al margen de la solución de estos problemas, es por ello por lo que deben presentar un programa de lucha en la solución de la crisis climática y la construcción del ecosocialismo. La clase obrera del siglo XXI sólo podrá jugar un papel independiente y central si además de luchar por las reivindicaciones más sentidas del movimiento obrero, asume el combate contra el patriarcado junto al movimiento feminista, la lucha de los pueblos originarios y la defensa de la biósfera, junto a la juventud y amplias capas de profesionales y científicos.

A partir de este contexto internacional es que expresamos que existe la necesidad de globalizar las luchas antimperialistas (feminista y antipatriarcal, pueblos originarios, cambio climático, trabajadoras y trabajadores, campesinos por la tierra, lucha por la soberanía de los pueblos) e ir conformando una organización que articule alianzas con los pueblos del mundo contra el imperialismo de EE. UU. y Europa.

Debemos reconstruir articulaciones y alianzas en la que estructuremos nuestras fuerzas comunes para una lucha única y global contra el imperialismo colonial. Construir nuevas formas orgánicas socioproductivas y político-culturales que se orienten a la superación del capitalismo y que les otorgan a los movimientos sociales objetivos de lucha comunes para la construcción de solidaridades concretas entre ellos. Se necesita un internacionalismo robusto para prestar una atención adecuada e inmediata a los peligros de la extinción: extinción por la guerra nuclear, por la catástrofe climática, y por el colapso social.

Lo anteriormente planteado nos permite demostrar que la lucha de clases es un hecho incontestable y que la emancipación de la humanidad del capitalismo opresor será solo obra de la humanidad misma. Como ejemplo histórico tenemos debemos recordar esa lucha del 1 de mayo en 1868 y es por esto que presentamos a continuación este articulo ya publicado en otras oportunidades pero de gran interés.

Estamos en tiempos convulsos, pero de lucha y de victorias. Solo las trabajadoras y trabajadores salvaran a la humanidad.

¡No hay otra!

Observatorio de Trabajadores en Lucha


Mayos de sueños…mayos en lucha…mayos de emancipación de Mujeres y Hombres.

I-1
Protestas en Haymarket Square, Chicago 1 de mayo 1886.

Hay un eco que resuena desde el 1 de mayo de 1886. Sí lo escuchamos hoy en 2019. Al principio era un murmullo. El sistema capitalista es especialista en hacernos olvidar, las escuchas que escuchamos. Nos borran la historia para que no podamos escucharla limpia y realmente como es. Pero allí esta… ¡sí, la escuchamos! nos dicen nuestros hermanos de clase. Está cada vez más clara. ¡Ya escuchamos sus voces, nítidas como la miel! Esto dicen:

¡Un día de rebelión, no de descanso! Un día no ordenado por los voceros jactanciosos de las instituciones que tienen encadenado al mundo del trabajador. Un día en que el trabajador hace sus propias leyes y tiene el poder de ejecutarlas! Todo sin el consentimiento ni aprobación de los que oprimen y gobiernan. Un día en que con tremenda fuerza la unidad del ejército de los trabajadores se moviliza contra los que hoy dominan el destino de los pueblos de toda nación. Un día de protesta contra la opresión y la tiranía, contra la ignorancia y la guerra de todo tipo. Un día en que comenzar a disfrutar ‘ocho horas de trabajo, ocho horas de descanso, ocho horas para lo que nos dé la gana (Circular convocando a la acción el 1º de mayo de 1886).

I-2
Revuelta de Haymarket Square, Chicago, mayo 1886

Lo escuchamos, sí. Como si fuera hoy. Pero, esto nos está pasando aun ¡132 años después! Todavía esta allí, es el capitalismo, con las lacras que arrastra: explotación, colonialismo, opresión, patriarcalismo, racismo, desigualdad, exclusión y hasta esclavismo, aun hoy, iniciando el tercer milenio. Parafraseando a Hobbes, el capitalismo es el lobo del Hombre y la Mujer.

I-3

Escuchamos a los luchadores de Chicago que 1886 ofrendaron su vida: August Spies, George Engel, Adolf Fischer, Albert Parsons y Louis Lingg, asesinados por la justicia capitalista y Samuel Fielden, Oscar Neebe, Michael Schwab, encarcelados injustamente. Todos obreros de filiación anarquista detenidos y juzgados bajo el cargo de asesinato y conspiración para cometer asesinato.

I-4

José Martí en su extraordinaria crónica de los mártires de Chicago relataría su ultima hora:

…desde el montículo del cementerio, rodeado de veinticinco mil almas amigas, bajo el cielo sin sol que allí corona estériles llanuras, habló el capitán Black, el pálido defensor vestido de negro, con la mano tendida sobre los cadáveres: “¿Qué es la verdad, -decía, en tal silencio que se oyó gemir a las mujeres dolientes y al concurso, -¿qué es la verdad que desde que el de Nazareth la trajo al mundo no la conoce el hombre hasta que con sus brazos la levanta y la paga con la muerte? ¡Estos no son felones abominables, sedientos de desorden, sangre y violencia, sino hombres que quisieron la paz, y corazones llenos de ternura, amados por cuantos los conocieron y vieron de cerca el poder y la gloria de sus vidas: su anarquía era el reinado del orden sin la fuerza: su sueño, un mundo nuevo sin miseria y sin esclavitud: su dolor, el de creer que el egoísmo no cederá nunca por la paz a la justicia: ¡oh cruz de Nazareth, que en estos cadáveres se ha llamado cadalso!

La noche, y la mano del defensor sobre aquel hombro inquieto, dispersaron los concurrentes y los hurras: flores, banderas, muertos y afligidos, perdíanse en la misma negra sombra: como de olas de mar venía de lejos el ruido de la muchedumbre en vuelta a sus hogares.

Y decía el “Arbeiter Zeitung” de la noche, que al entrar en la ciudad recibió el gentío ávido: “¡Hemos perdido una batalla, amigos infelices, pero veremos al fin al mundo ordenado conforme a la justicia: seamos sagaces como las serpientes, e inofensivos como las palomas!

La justicia capitalista tiene sus paradojas, en 1893 se revisaría el proceso judicial. Las diligencias practicadas por el juez Eberhardt entonces establecieron que los ahorcados no habían cometido ningún crimen y que “habían sido víctimas inocentes de un error judicial” hoy dirían que fueron, simplemente, daños colaterales. Schwab, Fielden y Neebe fueron puestos en libertad.

I-5
Haymarket Memorial, monumento a los trabajadores, escultura por Mary Brogger, Chicago 2004.

Pero no han sido los únicos y por ahora, desgraciadamente, no serán los últimos. Pero aunque no les gusten, aunque no lo quieran, vendrán mayos de sueños, mayos en lucha. Asolaremos a los expropiadores de sueños de los pueblos soñadores, sedimentaremos nuestra utopía en el horizonte, para caminarla. Y así y solo así, sembraremos mayos de mujeres y hombres que seguramente, germinaran en Mujeres y Hombres Emancipados.

Observatorio de Trabajador@s en Lucha


Presentamos aquí la crónica realizada por José Martí de la revuelta en Haypark y los mártires de Chicago porque consideramos que es un relato histórico social muy importante para el movimiento obrero, un reportaje realizado con la pasión revolucionaria, el examen escrutador de la realidad concreta y con la escrupulosidad de visualizar la utopía que profesaban los luchadores obreros, convertidos en su siembra, en mártires por la libertad.

Observatorio de Trabajador@s en Lucha.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.